Saltar al contenido principal
Ir a buscar
Inicio
Jurisprudencia Nacional
Jurisprudencia Internacional
Difusiones Mensuales
Boletines
Estudios sobre Jurisprudencia
CASOTECA
Intranet
  
> Jurisprudencia > Abdi Ibrahim v. Noruega  

Jurisprudencia: Abdi Ibrahim v. Noruega

Historial de versionesHistorial de versiones

Titulo

Abdi Ibrahim v. Noruega

Hechos relevantes del caso

Una adolescente musulmana de nacionalidad somalí vivía junto a su hijo en un centro asistencial en Noruega. Dado que la mujer no podía hacerse cargo de su cuidado, un juzgado colocó al niño en guarda con una familia católica noruega y dispuso un régimen de visitas para la madre biológica. Luego de unos años, la familia adoptiva solicitó al juzgado que dictara la adopción plena del niño. La madre biológica se opuso a la solicitud y requirió que se dictara una adopción “abierta”. En su presentación, explicó que la adopción plena –a diferencia de la adopción “abierta”– extinguiría por completo los vínculos del niño con su familia biológica e impediría todo contacto con su hijo. En ese sentido, expresó que deseaba continuar con el régimen de visitas para que el niño estuviera en contacto con sus raíces culturales y religiosas. El juzgado hizo lugar a la solicitud de la familia adoptiva y otorgó la adopción plena. Contra esa decisión, la madre biológica interpuso un recurso ante el tribunal del distrito. Luego de que la impugnación sea rechazada, presentó un recurso ante el Tribunal Superior. El Tribunal Superior confirmó la decisión. Para decidir así, consideró que luego de casi cuatro años el niño se había adaptado por completo al entorno de su familia adoptiva y había perdido todo vínculo con sus orígenes étnico-culturales. Además, sostuvo que la posibilidad de que la madre biológica interpusiera eventuales recursos judiciales afectaba la estabilidad y seguridad que requería el niño. En ese sentido, concluyó que el interés superior del niño en preservar un entorno familiar estable primaba sobre el interés de la madre biológica en mantener contacto con su hijo.

Categoria

Jurisprudencia Internacional

Fecha

10/12/2021

Voces CSJN

FAMILIAS; ADOPCIÓN; FAMILIA BIOLÓGICA; NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES; DERECHO A LA VIDA PRIVADA Y FAMILIAR; INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO; DERECHO A LA IDENTIDAD; DERECHO A LA REUNIFICACIÓN FAMILIAR; PROTECCIÓN INTEGRAL DE LA FAMILIA; ACCESO A LA JUSTICIA; TUTELA JUDICIAL EFECTIVA; MINORÍAS CULTURALES, ÉTNICAS Y LINGÜÍSTICAS; RELIGIÓN;

Decisión y argumentos

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideró que Noruega era responsable por la violación del artículo 8 (derecho a la vida privada y familiar) del Convenio Europeo de Derechos Humanos. 1. Familias. Adopción. Familia biológica. Niños, niñas y adolescentes. Derecho a la vida privada y familiar. Interés superior del niño. Derecho a la identidad. Derecho a la reunificación familiar. Protección integral de la familia. “Una adopción conlleva, como regla general, la ruptura de los lazos familiares a tal punto que […] únicamente es admisible bajo circunstancias muy excepcionales y solo puede justificarse si se funda en una necesidad imperante que responda al interés superior del niño […]. En función de la naturaleza de estos asuntos y de la gravedad de los intereses en juego, se requiere un escrutinio más estricto con relación a estas decisiones” (cfr. párr. 149). “En este contexto, es importante remarcar que sin importar que la madre hubiera consentido a la continuidad de la guarda […], ella y su hijo mantenían el derecho al respeto de su vida familiar bajo el artículo 8 de la Convención. El hecho de que la solicitante no hubiera solicitado la reunificación familiar no releva a las autoridades de su obligación general de evaluar el interés superior del niño en mantener sus vínculos familiares con su madre, en preservar su relación personal y, por ende, del deber de asegurarles una posibilidad de contacto” (cfr. párr. 150). “[E]l proceso que derivó en el cese de la responsabilidad parental de la madre biológica y en el otorgamiento de la adopción muestra que las autoridades locales no procuraron un verdadero balance entre los intereses del niño y aquellos de su familia biológica, sino que se enfocaron en el interés superior del niño en lugar de intentar combinar ambos intereses. Y nunca consideraron de manera seria la posibilidad de que el niño mantuviera contacto con su familia biológica […]. En este contexto, el Tribunal no está convencido de que las autoridades competentes hayan tenido debida consideración sobre el hecho de que la peticionaria no había solicitado el levantamiento de la guarda, sino que solo se opuso a la adopción porque quería preservar su derecho de contacto con su hijo. En este sentido […], la base fáctica sobre la que se apoyó el Tribunal Superior para decidir denota deficiencias en el proceso judicial” (cfr. párr. 151). “[A]l despojar a la solicitante de su responsabilidad parental y autorizar la adopción del niño, las autoridades locales no le otorgaron peso suficiente a su derecho a la vida familiar, en particular al interés mutuo entre madre e hijo de mantener sus vínculos familiares y personales, y por ende en la posibilidad de que mantuvieran contacto. Los fundamentos invocados en favor de la sentencia no fueron suficientes para demostrar que las circunstancias del caso eran tan excepcionales como para justificar una ruptura total y definitiva de los lazos entre la solicitante y su hijo, ni que existía una necesidad imperante derivada del interés superior del niño que justificara esta decisión. En vista de la gravedad de la interferencia y la seriedad de los intereses en juego […], el proceso judicial que derivó en la ruptura total de los lazos entre la solicitante y su hijo no se condujo de una manera que asegurara la consideración de todos sus intereses y opiniones” (cfr. párr. 162). 2. Familias. Adopción. Niños, niñas y adolescentes. Familia biológica. Derecho a la vida privada y familiar. Acceso a la justicia. Tutela judicial efectiva. “El Tribunal no está de acuerdo con el énfasis que hizo el Tribunal Superior en la necesidad de impedir que la solicitante emplee eventualmente recursos judiciales para oponerse a la sentencia de guarda o a los arreglos de visita. Aunque puedan existir ocasiones en las que, por las circunstancias particulares del caso, la existencia de numerosos procesos judiciales conlleve una afectación al niño involucrado y por lo tanto deba ser una cuestión a evaluar, el ejercicio de recursos judiciales por parte de los padres biológicos no puede considerarse un factor a favor de la adopción de manera automática […]. [L]os derechos de los padres biológicos, incluido su derecho a acceder a la justicia para recurrir una sentencia de guarda o flexibilizar las restricciones de contacto con sus hijos, forman parte integral de su derecho al respecto de la vida familiar” (cfr. párr. 154). 3. Familias. Adopción. Niños, niñas y adolescentes. Familia biológica. Derecho a la vida privada y familiar. Minorías culturales, étnicas y lingüísticas. Derecho a la identidad. Religión. Interés superior del niño. “En lo que refiere a la religión musulmana de la solicitante y su deseo de que su hijo fuera criado de acuerdo con sus propias creencias religiosas y origen, debe remarcarse que el mismo Tribunal Superior reconoció que el interés en asegurar la vinculación del niño con el entorno de su hogar adoptivo tenía que equilibrarse con otros factores de gran relevancia. Aquí debe ponderarse no solo el hecho […] de que la familia adoptiva no estaba dispuesta a aceptar una adopción ‘abierta’, sino también aspectos relacionados con la etnia, cultura y religión, en especial a la luz de las diferencias entre las creencias religiosas de la familia biológica y de la familia adoptiva” (cfr. párr. 155). “Los derechos de la solicitante bajo el artículo 8 de la Convención, interpretados a la luz del artículo 9 del mismo instrumento [libertad de pensamiento, conciencia y religión], se vinculan con la apreciación por parte de los tribunales locales de los diversos intereses que deben ser tenidos en cuenta durante la totalidad del proceso en casos de esta naturaleza, donde el interés superior del niño es primordial […] y con el consenso amplio en el derecho internacional de que las autoridades locales en estos casos tienen una obligación de medios y no de resultado […]. Sin embargo […], las decisiones posteriores que impidieron a la madre biológica tener un contacto regular con su hijo no tuvieron debidamente en cuenta su interés de permitirle al niño conservar algunos lazos con su origen cultural y religioso” (cfr. párr. 161).

Otra jurisprudencia relacionada

AI v. Italia 

Tribunal

Tribunal Europeo de Derechos Humanos - TEDH

Presentaciones relacionadas

 
Historial de versionesHistorial de versiones

Nombre