Saltar al contenido principal
Ir a buscar
Inicio
Jurisprudencia Nacional
Jurisprudencia Internacional
Difusiones Mensuales
Boletines
Estudios sobre Jurisprudencia
CASOTECA
Intranet
  
> Jurisprudencia > SP1167-2022  

Jurisprudencia: SP1167-2022

Historial de versionesHistorial de versiones

Titulo

SP1167-2022

Hechos relevantes del caso

Una mujer mantuvo una relación de pareja con un hombre durante varios años. Tras la ruptura, inició una nueva relación afectiva con otro hombre. Al enterarse de esta situación, su expareja comenzó a amenazarla, acosarla y agredirla de forma física y verbal. Asimismo, le advirtió en reiteradas oportunidades que no iba a permitir que estuviera con otra persona. Una noche, mientras la mujer trabajaba, un desconocido la atacó con un arma blanca y le provocó múltiples heridas que estuvieron cerca de ocasionarle la muerte. El hombre fue detenido y se inició un proceso penal por la tentativa de homicidio. En el marco del proceso, declaró que la expareja de la mujer le había ofrecido una suma de dinero a cambio de atentar contra su vida. Por ese motivo, la expareja fue procesada como instigador del delito de feminicidio agravado en modalidad de tentativa. Su defensa alegó que no se había demostrado la existencia de un acuerdo ni de un pago entre los hombres, y que el atacante había actuado por su propia voluntad. El tribunal interviniente absolvió a la expareja. Contra esta decisión, la fiscalía y la representante de la víctima presentaron un recurso de apelación. El Tribunal Superior del distrito revocó la sentencia impugnada y condenó a la expareja a veinte años y diez meses de prisión. Para decidir así, consideró que se encontraba probado que la promesa económica había motivado al otro hombre a atacar a la mujer. Frente a esta decisión, la expareja interpuso un recurso extraordinario de casación.

Categoria

Jurisprudencia Internacional

Fecha

06/04/2022

Voces CSJN

FEMICIDIO; VIOLENCIA DE GÉNERO; TIPICIDAD; PERSPECTIVA DE GÉNERO; NO DISCRIMINACIÓN; DERECHO A LA VIDA; PRINCIPIO DE DIGNIDAD HUMANA; GÉNERO; ESTEREOTIPOS DE GÉNERO; IGUALDAD; ACTOS DISCRIMINATORIOS; PARTICIPACIÓN CRIMINAL; INSTIGACIÓN;

Decisión y argumentos

La Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia de Colombia hizo lugar al recurso y confirmó la sentencia impugnada. 1. Femicidio. Violencia de género. Tipicidad. Perspectiva de género. No discriminación. Derecho a la vida. Principio de dignidad humana. “[E]l delito de feminicidio consiste en causar la muerte por la condición de ser mujer. Esta expresión introduce un elemento subjetivo del tipo, el cual se fundamenta en la motivación que debe llevar al sujeto activo a privar de la vida a una mujer” (párr. 44). “Este elemento le otorga autonomía normativa al tipo de feminicidio y permite diferenciarlo particularmente del homicidio simple causado a una mujer. Así, el homicidio simple de una mujer no requiere motivación, mientras que el feminicidio sanciona la circunstancia de haber acabado con la vida de la víctima por su propia condición de mujer” (párr. 45). “En el feminicidio, este móvil que lleva al agente a terminar con la vida de la mujer comporta no sólo una vulneración al bien jurídico de la vida, sino también la lesión a la dignidad humana, la igualdad, la no discriminación y el libre desarrollo de la personalidad de las mujeres. Con este delito el legislador reprime y pretende desestimular la muerte de las mujeres con carácter discriminatorio, entendido como un acto de sujeción y dominación” (párr. 46). “[El] elemento subjetivo del tipo, no debe entenderse de forma restringida, simplemente como un asesinato motivado por la misoginia, esto es, por el desprecio y odio hacia todas las mujeres. Pues, matar a una mujer por aversión hacia las mujeres, es el evento más obvio de un ‘homicidio de una mujer por razones de género’, dado que también se comete la conducta cuando la muerte de la mujer es consecuencia de la violencia en su contra en un contexto de dominación y su causa está asociada a su instrumentalización y discriminación” (párr. 47). “[F]rente a la violencia ejercida sobre la mujer seguida de su muerte en el marco de una relación sentimental, particularmente de parejas heterosexuales que conviven o se encuentran separadas, esta Sala ha señalado que: ‘el maltrato del hombre para mantener bajo su control y ‘suya’ a la mujer, el acoso constante a que la somete para conseguirlo, la intimidación que con ello le produce, el aumento en la intensidad de su asedio y agresividad en cuanto ella más se aproxima a dejar de ‘pertenecerle’ y la muerte que al final le causa ‘para que no sea de nadie más’, claramente es el homicidio de una mujer por el hecho de ser mujer o ‘por razones de género’” (párr. 57). 2. Femicidio. Violencia de género. Género. Estereotipos de género. Igualdad. No discriminación. Actos discriminatorios. “[L]a violencia contra la mujer […] es un problema estructural producto de prejuicios y estereotipos de género, asociados al lugar que la mujer ha cumplido en la sociedad a través del tiempo. Así, la mujer era identificada por su supuesta debilidad y dependencia y por el desempeño del rol de madre, cuidadora y ama de casa” (párr. 50). “Cuando la mujer desconoce estos estereotipos que históricamente le han sido forzosamente asignados o asume comportamientos incompatibles con los esperados dentro de su estado de dominación, puede desatar en su contra rechazo y violencia. Esta violencia cumple entonces una doble función: de un lado, constituye acciones discriminatorias, y, por el otro, es una práctica instrumental dirigida a perpetuar el estado de dominación que se ejerce sobre la mujer y mantener las circunstancias de discriminación a las que ella está sometida” (párr. 52). “[E]l procesado consideraba que su ex pareja sentimental aún ‘le pertenecía’ y por tal razón la ofendía acosaba y amenazaba con hacerle daño a [su nueva pareja] (como finalmente ocurrió), pues no aceptaba que hubiesen terminado su relación y que [la mujer] tuviera una nueva pareja” (párr. 97). 3. Femicidio. Violencia de género. Participación criminal. Instigación. “[La expareja] hizo nacer la idea criminal en [el otro hombre], consistente en atentar contra la vida de [la mujer] a cambio de la suma de dos millones de pesos […]; es claro el vínculo entre el ataque [del hombre] contra la víctima y la inducción realizada por el procesado, consistente en una promesa económica, toda vez que el autor material no tenía motivo alguno de atentar contra la vida de [ella], y […] el procesado actúo con doble dolo, de un lado, para instigar e influir en la mente del autor material y hacer nacer la idea criminal en él y de otro lado, en que se lograra la ejecución de la conducta punible” (párr. 113). “[A] pesar de que no hubo testigos de un acuerdo entre ambos o del pago por la comisión de la conducta punible, para declarar la existencia de la determinación no es necesario que se compruebe el pago por el encargo criminal, toda vez que lo sustancial es hacer nacer la idea criminal en el autor material, lo cual puede ocurrir a través de una promesa remuneratoria, sin que sea necesario acreditar el pago efectivo, como efectivamente ocurrió en este caso” (párr. 121). “[E]s evidente que el ejecutor no hubiese tomado esta decisión si no hubiese mediado la influencia del sentenciado, toda vez que no existía relación entre la víctima y [el otro hombre], quien además no tenía motivos propios para atentar contra ella” (párr. 122).

Otra jurisprudencia relacionada

Observación General Nº 35; Violencia y discriminación contra mujeres, niñas y adolescentes; M. I. F. M. y familia vs. Colombia 

Tribunal

Corte Suprema de Justicia de Colombia

Presentaciones relacionadas

 
Historial de versionesHistorial de versiones

Nombre

Titulo

Hechos relevantes del caso

Categoria

Fecha

Voces CSJN

Decisión y argumentos

Otra jurisprudencia relacionada

Tribunal

Presentaciones relacionadas

Estado de aprobación
Versión:
Creado el por
Última modificación realizada el por