Saltar al contenido principal
Ir a buscar
Inicio
Jurisprudencia Nacional
Jurisprudencia Internacional
Difusiones Mensuales
Boletines
Estudios sobre Jurisprudencia
CASOTECA
Intranet
  
> Jurisprudencia > Sentencia T-289-21  

Jurisprudencia: Sentencia T-289-21

Historial de versionesHistorial de versiones

Titulo

Sentencia T-289/21

Hechos relevantes del caso

Una mujer realizó una publicación en la red social Facebook. En el posteo, denunció haber sido víctima de abuso sexual. La publicación identificaba al supuesto abusador y afirmaba que el hombre había acosado a otras seis víctimas. En paralelo, la mujer presentó una denuncia contra el hombre ante la fiscalía. Frente a esta situación, el hombre interpuso un recurso de amparo. En su presentación, solicitó la eliminación de la publicación y la rectificación de la información publicada. A su vez, alegó que se habían vulnerado sus derechos al buen nombre, honra y presunción de inocencia. Por su parte, la mujer afirmó que no se le podía exigir en su condición de víctima de abuso sexual que se abstuviera de denunciar los hechos. En ese sentido, sostuvo que esa exigencia implicaría un trato revictimizante. El juzgado hizo lugar al recurso y ordenó a la mujer que retirara la publicación. Para decidir así, consideró que el hombre no había sido condenado por los hechos alegados y que, por lo tanto, ella no podía denunciarlo en forma pública. En este sentido, sostuvo que la publicación podía dar lugar a un reproche social que desvirtuara la presunción de inocencia del imputado. La Corte Constitucional de Colombia seleccionó la sentencia para revisión.

Categoria

Jurisprudencia Internacional

Fecha

27/08/2021

Voces CSJN

VIOLENCIA DE GÉNERO; VICTIMA; LIBERTAD DE EXPRESIÓN; DERECHO DE PUBLICAR LAS IDEAS; ACCESO A LA JUSTICIA; DENUNCIA; CENSURA; PROTECCION INTEGRAL DE LA MUJER; REVICTIMIZACIÓN; GÉNERO; DERECHO A LA INFORMACIÓN; VIOLENCIA SEXUAL; INTERÉS PÚBLICO; DERECHO AL HONOR; DERECHO A LA IMAGEN; PRINCIPIO DE INOCENCIA; CALUMNIAS; INJURIAS; MEDIOS DE COMUNICACIÓN; INTERNET; RED SOCIAL;

Decisión y argumentos

La Corte Constitucional de Colombia revocó la sentencia y negó el recurso de amparo. 1. Violencia de género. Victima. Libertad de expresión. Derecho de publicar las ideas. Acceso a la justicia. Denuncia. Censura. Protección integral de la mujer. Revictimización. “[E]l derecho a una vida libre de violencia es indivisible e interdependiente respecto a otros derechos fundamentales. Ello, al punto de que su garantía se erige como un parámetro en el examen de las relaciones sociales en las que las mujeres están involucradas, el cual permite evidenciar, constatar y reprochar todos aquellos actos que conllevan una discriminación hacia ellas”. “Una de las manifestaciones de protección de este derecho se materializa en la libertad de expresión. Al respecto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos –Comisión IDH– ha insistido en que el ‘silencio es el mejor aliado para perpetuar los abusos y las desigualdades a los que se encuentra sujeta la mujer en todo el hemisferio’. En ese sentido, en determinados escenarios, las restricciones que existan a la posibilidad de que las mujeres puedan expresarse libremente deben ser entendidas como manifestaciones mismas de violencia”. “[E]l silencio, como herramienta y como consecuencia de la hegemonía patriarcal, ha servido también para ocultar diferentes formas de violencia de género; motivo por el cual la libertad de expresión de las mujeres tiene un valor fundamental agregado en su protección y en virtud del cual, éste no solo implica la posibilidad de expresar hechos u opiniones libremente, sino también la posibilidad de denunciar las conductas discriminatorias de las que han sido sujetas. Así, la libertad de expresión en las mujeres se convierte en un mecanismo de defensa y denuncia contra actos que atentan contra su dignidad y que de las que son víctimas debido a su condición de mujeres”. “[A]un cuando todas las formas de violencia contra las mujeres son condenables y reprochables, cualquier restricción que se imponga a la comunicación que hacen de haber sido víctimas de este tipo de violencias, debe ser considerada como una conducta que, en sí misma las revictimiza. Así, la violencia no finaliza con la consumación del acto que atenta contra la mujer, sino que se perpetúa al negarles la posibilidad de expresar y denunciar estos hechos” (secc. 10). “[C]ualquier restricción que se imponga a la comunicación de denuncias por parte de quien aduce ser víctima de una determinada conducta delictiva (más aún cuando se trata de delitos sexuales), parte de la premisa de que la información que se denuncia es falsa y, por consiguiente, termina por desconocer, a priori y sin un fundamento concreto, la condición de víctima de quien denuncia […]. [E]llo no solo implicaría que la justicia adopte una postura indolente frente a la situación particular de quien aduce haber padecido los hechos de un delito, sino que supondría, además, revictimizarlo, en cuanto la persona afectada se vería privada de la posibilidad de reclamar justicia para sí y quedaría sometida a guardar silencio de lo acaecido mientras se dicta un fallo” (secc. 14.4). 2. Libertad de expresión. Género. Acceso a la justicia. Derecho de publicar las ideas. Derecho a la información. Denuncia. Violencia de género. Violencia sexual. Interés público. “[L]a jurisprudencia constitucional ha protegido reforzadamente la libertad de expresión de las mujeres, pues a pesar de que este derecho fundamental goza de un carácter privilegiado dentro de la arquitectura constitucional, en el marco de violencia contra las mujeres este derecho se convierte en un vehículo para la garantía de otros derechos fundamentales, tales como vivir una vida libre de violencia, dentro de un contexto de machismo, sexismo y censura por parte de valores patriarcales” (secc. 10). “[L]as denuncias públicas de violencia sexual, como la realizada por la accionante, deben ser comprendidas como manifestaciones o expresiones que tienen un carácter más que simplemente informativo, pues surgen en un contexto que […] es claramente de interés público e incluso político y buscan irrumpir en el status quo vigente. Y, para ello, se acude a actuaciones que permitan visibilizar la problemática estructural existente y en virtud de la cual históricamente ha existido una discriminación en contra de la mujer”. “[T]oda denuncia pública que haga una mujer de haber sido víctima de abuso sexual, además de ser una denuncia (en los términos de la legislación penal), se convierte en una forma de reivindicación política de los derechos de sus congéneres, la cual le permite hacer manifiesta su inconformidad con el contexto social en el que se desenvuelve. Por ello, este tipo de expresiones deben ser concebidas como propias de un discurso de contenido político que goza de una especial protección, en cuanto comporta una problemática cuya superación es de interés público”. “[L]a publicación cuestionada por el actor a través de este especial mecanismo de protección tiene el carácter de discurso especialmente protegido y, por tanto, su eventual restricción debe ser considerada como sumamente excepcional. Con todo, se aclara que lo expuesto hasta ahora se predica de la víctima del delito y, en concreto, de la mujer víctima de un delito sexual” (secc. 14.5). 3. Libertad de expresión. Derecho al honor. Derecho a la imagen. Principio de inocencia. Calumnias. Injurias. Medios de comunicación. Internet. Red social. “[A] pesar de la especial protección que se ha establecido en cabeza de la libertad de expresión, existen eventos en los que este derecho puede colisionar con otros como el buen nombre y la honra de terceros y, dependiendo del caso en concreto, es posible que el primero deba ceder para poder garantizar el núcleo esencial de los otros” (secc. 11). “[Q]uienes presuntamente han sido sujetos pasivos de un delito, tienen el derecho a denunciar públicamente los hechos que padecieron; sin que ello signifique que jurídicamente éstos deban entenderse probados y, por tanto, cualquier responsabilidad deberá ser determinada por las autoridades correspondientes; tanto en lo relativo a la conducta denunciada, así como en lo atinente a la aplicación de las sanciones penales y la reparación de los daños causados, el evento en el que se demuestre que la denuncia era falsa” (secc. 14.4). “En ese sentido, a pesar de que el actor pone de presente que sus derechos al buen nombre y a la honra se están viendo menoscabados con ocasión a la publicación realizada por la accionante en su perfil personal de Facebook […], la eventual afectación que pueda sufrir es claramente inferior a la que supondría imponer una restricción a la posibilidad de la accionada de expresar libremente los hechos que asevera haber sufrido. Pues […], mientras limitar la expresión de la accionada supondría suprimir por completo sus posibilidades de denunciar y reclamar justicia para su situación particular; permitirle a ésta expresarse libremente no tiene la capacidad de desdibujar la presunción de inocencia del actor”. “[D]e ninguna manera [se] pretende desconocer la presunción de inocencia del actor, pues, él deberá seguir siendo considerado inocente de cualquier imputación delictiva que se haga en su contra hasta el momento en el que sea efectivamente condenado o absuelto y, por tanto, toda publicación de información que se haga de dicha situación por parte de terceros deberá estar permeada por los principios de imparcialidad y veracidad” (secc. 14.6).

Otra jurisprudencia relacionada

CF (causa N° 7640) 

Tribunal

Corte Constitucional de Colombia

Presentaciones relacionadas

 
Historial de versionesHistorial de versiones

Nombre

Titulo

Hechos relevantes del caso

Categoria

Fecha

Voces CSJN

Decisión y argumentos

Otra jurisprudencia relacionada

Tribunal

Presentaciones relacionadas

Estado de aprobación
Versión:
Creado el por
Última modificación realizada el por