Saltar al contenido principal
Ir a buscar
Inicio
Jurisprudencia Nacional
Jurisprudencia Internacional
Difusiones Mensuales
Boletines
Estudios sobre Jurisprudencia
Intranet
  
> Jurisprudencia > Tomov y otros v. Rusia  

Jurisprudencia: Tomov y otros v. Rusia

Historial de versionesHistorial de versiones

Titulo

Tomov y otros v. Rusia

Hechos relevantes del caso

Los peticionarios del caso eran ciudadanos rusos que cumplían diferentes condenas en su país. Algunos de ellos fueron transportados largas distancias por carretera y por ferrocarril; fueron llevados a centros remotos de detención, ubicados a una distancia comprendida entre los 900 y los 2.200 kilómetros de distancia. En el tramo ferroviario de sus viajes fueron privados de su descanso nocturno debido a que los prisioneros superaban los lugares para poder dormir. Aquellos que fueron sometidos al viaje más largo, solo pudieron ir dos veces al baño y se les proporcionaron tres botellas de agua por día. También se los mantuvo aproximadamente 15 horas a temperaturas bajo cero sin calefaccionar el tren mientras estaba detenido. Otras dos peticionarias fueron trasladadas con el furgón de la prisión y tuvieron que viajar en un cubículo destinado a un solo prisionero, conocido como "stakan", que es una caja de metal sólido que mide 65x50 cm con un asiento en el interior. Estaban confinadas en ese cubículo de aislamiento porque eran mujeres y, según las reglamentaciones, ciertos presos clasificados como vulnerables –como las prisioneras o ex policías– tenían que ser transportadas por separado. En febrero de 2011, el señor Rakov fue trasladado a una prisión en Vladivostok, a 200 kilómetros de donde estaba cumpliendo su condena. Se quejó ante varias autoridades administrativas y ante los tribunales sobre las condiciones en las que tuvo lugar ese viaje. No obstante, los tribunales rechazaron sus reclamos sin escucharlo. Rakov y otros dos peticionarios impugnaron sin éxito las reglamentaciones establecidas por el Ministerio de Justicia y el Ministerio del Interior destinadas al transporte de prisioneros; estas estaban relacionadas con el número máximo de detenidos permitido en los vagones de ferrocarril, que era demasiado alto y conducía inevitablemente al hacinamiento. La Corte Suprema de Rusia rechazó sus quejas.

Categoria

Jurisprudencia Internacional

Fecha

09/07/2019

Voces CSJN

TRASLADO; TORTURA; TRATO CRUEL, INHUMANO Y DEGRADANTE; CONDICIONES DE DETENCIÓN; DERECHO A LA SALUD; HACINAMIENTO; CÁRCELES; PERSONAS PRIVADAS DE LA LIBERTAD; RECURSOS; PRUEBA; REPARACIÓN; CARGA DE LA PRUEBA; RESPONSABILIDAD CIVIL; DERECHO DE DEFENSA; DEBIDO PROCESO; TESTIMONIOS; DERECHO A SER OIDO; DEBIDA DILIGENCIA; VULNERABILIDAD;

Decisión y argumentos

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideró que Rusia era responsable por haber infringido los derechos de los peticionarios en virtud de los artículos 3 (prohibición de la tortura), 13 (derecho a un recurso efectivo) en relación al artículo 3 (trato cruel, inhumano o degradante-condiciones de detención), 6.1 (derecho al debido proceso), 38 (derecho a que el caso sea examinado), 46.2 (ejecución de sentencias) y 41 (derecho a una satisfacción equitativa) del Convenio Europeo de Derechos Humanos. 1. Condiciones de detención. Traslado de detenidos. Personas privadas de libertad. Prueba. Derecho a la salud. “Los Estados deben garantizar que todos los presos sean detenidos en condiciones compatibles con el respeto a la dignidad humana, que las modalidades de ejecución de la medida no sometan a la persona a una angustia ni a una severa dificultad que exceda el nivel inevitable de sufrimiento inherente a la detención y que, en vista de las necesidades prácticas de la prisión, la salud y el bienestar del prisionero estén adecuadamente garantizados. El hecho de que las malas condiciones de detención no estén dirigidas a humillar o menospreciar a la persona, no descarta de manera definitiva la conclusión de una violación del artículo 3 del Convenio. Corresponde al Estado demandado organizar su sistema penitenciario para garantizar el respeto a la dignidad de los detenidos, independientemente de las dificultades financieras o logísticas” (cfr. párr. 114). “La evaluación de si las condiciones a las que fue sometido el peticionario excedieron el umbral de gravedad requerido para la aplicación del artículo 3 del Convenio, depende del efecto acumulativo de todas las circunstancias del caso; en particular, el período de tiempo que el peticionario pasó en esas determinadas condiciones. Dicha evaluación estima las alegaciones específicas formuladas por el peticionario, que deben estar respaldadas por pruebas apropiadas. Los principios que rigen las reglas probatorias y valoración de la carga de la prueba, en tales casos, se establecen en Ananyev y otros v. Rusia [TEDH. Aplicaciones Nº 42525/07 y 60800/08. Sentencia de 10 de enero de 2012, párrafos 139 142] y hacen especial hincapié en el papel que debe desempeñar el Estado demandado en la producción de las pruebas documentales que posee” (cfr. párr. 115). “En relación con las normas elaboradas por las autoridades nacionales o por organizaciones internacionales –como el Comité para la Prevención de la Tortura (CPT)–, el Tribunal recuerda que aunque pueden contribuir al análisis de una supuesta violación, no pueden constituir un factor decisivo a los efectos de su evaluación, en virtud del artículo 3 del Convenio. El Tribunal debe decidir sobre casos individuales a la luz de los hechos específicos, mientras que el CPT y las autoridades nacionales elaboran normas de aplicación general para evitar o prevenir violaciones similares. Sin embargo, el Tribunal examinará cuidadosamente los casos en que parece que las condiciones concretas no han respetado los estándares relevantes desarrollados por el CPT” (cfr. párr. 116). 2. Tortura. Trato cruel, inhumano o degradante. Traslado de detenidos. Condiciones de detención. Hacinamiento. “En aras de la seguridad jurídica, y para una aplicación uniforme y predecible de los principios generales, el Tribunal considera necesario proporcionar un resumen del enfoque que debe adoptarse en aquellos casos en los que se alegue una violación del artículo 3 debido a las condiciones de transporte inhumanas y degradantes” (cfr. párr. 123). “La evaluación de la compatibilidad con el artículo 3 no puede reducirse a un cálculo puramente numérico del espacio disponible para el preso durante su traslado. Solo una evaluación de todas las circunstancias del caso puede hacer posible aprehender con precisión la realidad experimentada por la persona transportada. Sin embargo, el transporte de detenidos en un vehículo que ofrece menos de 0,5 metros cuadrados de espacio por persona, da lugar a una fuerte presunción de violación. Un techo bajo, que obliga a los reclusos a doblarse, especialmente en habitáculos individuales, puede exacerbar su dolor físico y fatiga. La protección inadecuada contra las temperaturas externas es un factor agravante cuando las células no están suficientemente calientes o ventiladas. La fuerte presunción de violación del artículo 3 solo puede ser refutada en el caso de un traslado breve u ocasional. Por otro lado, los efectos negativos del hacinamiento deben considerarse tanto más importantes cuando el tiempo de viaje es más largo y los viajes más frecuentes, lo que refuerza la tesis de una violación” (cfr. párr. 124-126). “En relación a los viajes largos, particularmente aquellos realizados en tren nocturno, el enfoque del Tribunal es similar al de una estadía en un lugar de privación de libertad por un período comparable. Aunque se puede tolerar un espacio reducido en el piso mediante el uso de literas, sería incompatible con lo fijado en el artículo 3 que los reclusos renunciaran a una noche de sueño debido a la falta de espacio para dormir o arreglos inapropiados para dormir. Factores como la incapacidad de proporcionar a cada interno un lugar individual para dormir, un suministro adecuado de agua potable y alimentos o un adecuado acceso a los sanitarios, agravan seriamente la situación de los internos durante sus traslados y son indicativos de una violación del artículo 3” (cfr. párr. 127). “Finalmente, el Tribunal desea enfatizar la importancia del papel del CPT, que controla las condiciones de traslado y elabora normas para este propósito. Al decidir sobre aquellos casos relativos a las condiciones de traslado de un peticionario, el Tribunal permanecerá atento a esas normas y a su cumplimiento por parte de los Estados partes” (cfr. párr. 128). “El Tribunal manifiesta que todos los peticionarios fueron transportados en condiciones que cumplían con los requisitos de la legislación nacional. Ninguno de ellos confirmó que los funcionarios hubieran tratado de infligirle dolor o sufrimiento. Incluso en ausencia de cualquier intención de humillar o menospreciar a los peticionarios, las condiciones concretas de su traslado en el presente caso, sin embargo, tuvieron el efecto de someterlos a una angustia de una intensidad tal que excedía el inevitable sufrimiento inherente a la detención. Estas condiciones han dañado su dignidad humana y equivalen a un trato ‘inhumano y degradante’” (cfr. párr. 141). “En consecuencia, ha habido una violación del artículo 3 del Convenio con respecto a todos los peticionarios, excepto en lo que respecta al traslado de la señora Punegova antes de su juicio” (cfr. párr. 142). 3. Recursos. Reparación. Traslado de detenidos. Cárceles. “Las denuncias interpuestas sobre condiciones de detención inhumanas o degradantes, y aquellas relativas a las condiciones de transporte de personas detenidas, son considerablemente similares en lo que respecta a los tipos de recursos teóricamente disponibles para tales agravios en el sistema legal ruso. Las conclusiones del Tribunal, con relación a la efectividad de los recursos internos en casos de condiciones de detención son, en consecuencia, aplicables al presente caso con ciertas calificaciones relacionadas con la corta duración de los transportes llevados a cabo. Se discutirán con más detalle a continuación” (cfr. párr. 144). “El Tribunal enfatiza que para garantizar una verdadera reparación efectiva por la presunta violación de los derechos del Convenio, el marco legal para incoar tales quejas debe cumplir con los requisitos del artículo 13 y los procedimientos deben ser capaces de ofrecer una reparación adecuada a la persona agraviada” (cfr. párr. 146). “En referencia a las denuncias que las personas detenidas pueden dirigir a los superiores de las unidades de escolta, el Tribunal observa que los superiores jerárquicos no tienen un punto de vista o criterio suficientemente independiente para considerar las denuncias que cuestionan la forma en que cumplen con su deber de mantener las condiciones de detención apropiadas en los traslados. Los detenidos también pueden dirigir sus denuncias a la oficina federal o regional del Defensor del Pueblo o a la Comisión Pública de Supervisión. Sin embargo, estos organismos no tienen autoridad para adoptar decisiones legalmente vinculantes” (cfr. párr. 147-148). “Con anterioridad, el Tribunal determinó que los fiscales encargados de supervisar las prisiones preventivas desempeñan un papel importante en el aseguramiento de condiciones apropiadas de detención […]. Los ferrocarriles son competencia de los fiscales de transporte, que son responsables de supervisar la aplicación de la ley y garantizar el respeto de los derechos humanos y las libertades. No obstante, […] los informes delictivos y las órdenes que adoptan se refieren principalmente a la autoridad que supervisa y al organismo que es supervisado, y no tienen la intención de ofrecer un remedio preventivo o compensatorio a la persona que se considera a sí misma víctima. No existe una obligación legal de exigir al fiscal que escuche al peticionario o de garantizar su participación efectiva en los procedimientos posteriores. El peticionario no sería parte en ningún procedimiento y solo tendría derecho a obtener información respecto de la manera en que el organismo de supervisión tramitó la queja. Por otra parte, las personas detenidas en tránsito no parece que tengan una forma de comunicarse con un fiscal de transporte con el fin de asegurar su intervención con celeridad si las condiciones de transporte no cumplen con los requisitos legales o equivalen a un trato inhumano o degradante. En el caso del peticionario Rakov, la respuesta de la fiscalía llegó casi dos meses después de los hechos” (cfr. párr. 149). “En referencia a la efectividad de los recursos judiciales, el Tribunal señala que con independencia de cuán diligentes sean los procedimientos ante los tribunales, generalmente terminan demasiado tarde para poner fin a una situación que involucra una violación en curso. A diferencia de las condiciones soportadas por las personas detenidas durante meses o años en una prisión preventiva o centro penal, los traslados toman un tiempo mucho más corto, de unos pocos días a unas pocas semanas. Sin embargo, el hecho de que los tribunales puedan examinar la queja sobre el fondo, incluso después de la finalización de un traslado, y establecer los hechos y ofrecer una reparación adaptada a la naturaleza de la violación, hace que el recurso judicial prima facie sea accesible y capaz, al menos teóricamente, de proporcionar una compensación adecuada” (cfr. párr. 150). “Sin embargo, para que un recurso sea eficaz, debe estar disponible no solo en teoría sino también en la práctica, y ofrecer perspectivas razonables de ser satisfecho” (cfr. párr. 151). 4. Carga de la prueba. Responsabilidad civil. “Las disposiciones del Código Civil sobre responsabilidad extracontractual establecen normas específicas de reparación en caso de daños causados por las autoridades y agentes estatales. Exigen que el peticionario demuestre que el agravio fue causado por una acción u omisión indebida por parte de una autoridad específica o agente estatal determinado. Este requisito constituye una carga de la prueba que no se puede cumplir o que es inalcanzable en muchos casos. [En el presente caso] cada individualidad relativa a las condiciones de detención cumplía con las disposiciones reglamentarias nacionales, pero su efecto acumulativo era tal que constituía un trato inhumano en violación del artículo 3 del Convenio. Por lo tanto, era materialmente imposible responsabilizar a cualquier autoridad individual u oficial por tales condiciones, y mucho menos demostrar cualquier conducta ilícita de su parte” (cfr. párr. 152). “Por lo tanto, existió una violación del artículo 13 del Convenio, leído conjuntamente con el artículo 3, con respecto a los peticionarios Tomov, Roshka y Barinov” (cfr. párr. 156). 5. Debido proceso. Derecho de defensa. Testimonios. Juicio justo. Derecho a ser oído. Vulnerabilidad. “El peticionario Rakov se quejó de que se había violado su derecho a una audiencia imparcial debido a que no había tenido la oportunidad de presentar su reclamo de indemnización ante los tribunales” (cfr. párr. 157). “El Tribunal reitera que el Código de Procedimiento Civil ruso, tal y como estaba redactado en el momento material, preveía audiencias orales ante los tribunales de apelación, y que el alcance de la revisión por parte de los tribunales de apelación no se limitaba a cuestiones de derecho, sino que también se extendía a cuestiones de hecho. Los tribunales de apelación estaban facultados para realizar una completa revisión del caso al igual que para considerar pruebas y argumentos adicionales que fueron examinados en los procedimientos en primera instancia. Dado el alcance amplio de la revisión del tribunal de apelaciones, las garantías de un juicio justo consagradas en el artículo 6 del Convenio, incluido el derecho a presentaciones orales ante el tribunal, fueron tan importantes en el procedimiento de apelación como lo fue en los tribunales de primera instancia” (cfr. párr. 161). “En el presente caso, ya sea en primera instancia o en apelación, los tribunales nunca verificaron si la naturaleza de la queja exigía el testimonio personal del peticionario Rakov, y si su asistencia era esencial para garantizar la equidad general en el proceso. Nunca determinaron las razones de la ausencia del representante legal de Rakov ni consideraron procedimientos alternativos para permitirle ser escuchado en su ausencia como, por ejemplo, un enlace de video o una audiencia externa. [A]l peticionario Rakov se le negó una oportunidad efectiva de presentar su postura, en violación del principio de un juicio justo” (cfr. párr. 162). “Por lo tanto, existió una violación del artículo 6.1 del Convenio” (cfr. párr. 163). “Sobre la existencia de un problema estructural que requiere la adopción de medidas generales: en más de 50 casos el Tribunal encontró violaciones al artículo 3 del Convenio debido a las condiciones en el transporte de detenidos. En muchos de ellos, también encontró una violación del artículo 13 debido a la falta de un recurso efectivo” (cfr. párr. 177). “El origen del problema y las medidas generales necesarias para resolverlo: Las violaciones reiteradas del artículo 3 derivadas de las inadecuadas condiciones de transporte constituyen un problema de una magnitud y complejidad considerables. Este es un problema multifactorial, debido a la existencia de una diversidad de factores en negativo, como la lejanía geográfica de muchos centros penitenciarios que se construyeron alejados de las principales ciudades bajo el régimen anterior, las largas distancias en cuestión, vehículos envejecidos, regulaciones, normas y estándares excesivamente restrictivos, así como la falta de transparencia durante el transporte de detenidos. Esta situación requiere la adopción a nivel nacional de medidas globales generales que deben tener en cuenta la gran cantidad de personas que actualmente están afectadas” (cfr. párr. 183). “Vías para mejorar las condiciones de transporte: a) Reducción respecto de la asignación a asentamientos remotos de detenidos: la necesidad de ubicar a los detenidos en instituciones lo más cerca posible de sus hogares con el fin de evitarles la exigencia de un largo viaje en tren, para reducir el número de prisioneros que viajan a destinos que son distantes y para evitar que los miembros de la familia viajen largos y costosos trayectos para visitar a sus familiares encarcelados” (cfr. párr. 186). b) Revisar el marco normativo y la adaptación de los vehículos: las autoridades rusas han realizado esfuerzos para mejorar las condiciones de transporte de los detenidos. No obstante, la disposición de las células o asientos en camionetas y vagones utilizados para viajes en tren de corta distancia debe revisarse para garantizar un espacio suficiente por persona y una distribución de los prisioneros en los compartimentos con un mayor equilibrio. Se debe evitar el uso de estancias individuales a menos que sea necesario por razones primordiales de seguridad. […]. Para viajes largos en tren, se debe prestar especial atención al aseguramiento digno de los dormitorios de los prisioneros. A cada uno de ellos les corresponde tener su propio dormitorio, así como un acceso adecuado a instalaciones sanitarias, agua potable y alimentos” (cfr. párr. 188). “Debe fundamentarse la protección de las personas vulnerables en sus características individuales más que en su clasificación formal como grupo. Las condiciones de transporte deben ser individualizadas y ser adaptadas a las necesidades de los reclusos que no pueden ser transportados en condiciones normales, como consecuencia del estado de salud mental o características físicas, como la obesidad” (cfr. párr. 189). 6. Recursos. Debida diligencia. Reparación. “Proporcionar recursos efectivos: Las obligaciones impuestas a Rusia por el Convenio requieren que fije sin demora los recursos internos efectivos exigidos por el artículo 13. Para que sea efectivo el recurso, el sistema debe garantizar un tratamiento rápido y diligente de los mismos, garantizar la participación efectiva de las personas detenidas en su examen y proporcionar una amplia gama de herramientas legales con el objetivo de eliminar el incumplimiento de los requisitos establecidos. Finalmente, las personas detenidas deberían poder ejercer los recursos disponibles sin temor a castigos o represalias negativas” (cfr. párr. 190-192). “El Tribunal considera que en todos aquellos casos en los que ya se ha establecido una violación del artículo 3, es probable que el daño al individuo se repare con una medida compensatoria. La compensación debe estar disponible para cualquier persona […] que haya sufrido un trato inhumano o degradante y haya presentado una solicitud para dicho fin. La confirmación de que las condiciones de transporte no cumplían los requisitos del artículo 3 da lugar a una fuerte presunción de que se han causado daños inmateriales a la parte perjudicada y que el monto de la indemnización por daños inmateriales no debe ser irrazonable en relación con los otorgados por el Tribunal en casos similares. En el contexto del presente caso, los tribunales internos deben considerar que, incluso en una situación en la que cada aspecto referente a las condiciones de transporte cumplía con las normas internas, su efecto acumulativo podría haber constituido un trato inhumano o degradante” (cfr. párr. 196-197). “El Tribunal concluye de igual manera, por unanimidad, que existió una violación del artículo 38 debido a que el Estado demandado no cumplió con sus obligaciones de producir el material solicitado y la violación del artículo 6.1 debido a que un peticionario se vio privado de la oportunidad efectiva de argumentar su caso, en violación del principio de juicio justo” (cfr. párr. 196-197).

Otra jurisprudencia relacionada

Polyakova y otros v. Rusia; LRJ; BL 

Tribunal

Tribunal Europeo de Derechos Humanos - TEDH

Presentaciones relacionadas

 
Historial de versionesHistorial de versiones

Nombre

Titulo

Hechos relevantes del caso

Categoria

Fecha

Voces CSJN

Decisión y argumentos

Otra jurisprudencia relacionada

Tribunal

Presentaciones relacionadas

Estado de aprobación
Versión:
Creado el por
Última modificación realizada el por