Saltar al contenido principal
Ir a buscar
Inicio
Jurisprudencia Nacional
Jurisprudencia Internacional
Difusiones Mensuales
Boletines
Estudios sobre Jurisprudencia
Intranet
  
> Jurisprudencia > S (causa Nº 46892)  

Jurisprudencia: S (causa Nº 46892)

Historial de versionesHistorial de versiones

Titulo

S (causa Nº 46892)

Hechos relevantes del caso

Una mujer denunció que se encontraba con su pareja y sus hijos en un departamento. Entonces, el hombre le solicitó conversar en privado y fueron a una habitación. Allí, la tomó de los brazos y la obligó a mantener relaciones sexuales a pesar de que la mujer se opuso en reiteradas oportunidades. Dos meses más tarde, discutieron frente a su hija en la vía pública y el hombre la habría amenazado de muerte. El hombre fue imputado por los delitos de abuso sexual con acceso carnal y amenazas coactivas. La denunciante fue atendida por la Oficina de Violencia Doméstica en tres oportunidades. Los informes elaborados por dicho organismo indicaron que su relato parecía verosímil. Asimismo, el Cuerpo Médico Forense le efectuó diversas pruebas psicológicas y psiquiátricas y sus informes se expidieron en el mismo sentido. En particular, el informe psicológico concluyó que la mujer no presentaba indicadores de victimización sexual. Durante el debate de juicio oral, el imputado declaró y negó los hechos. En tal sentido, su defensa señaló que solo se contaba con la declaración de la denunciante y que no podía resultar suficiente para fundar una condena. Por esa razón, requirió la absolución de su asistido. Por su parte, el representante del Ministerio Público Fiscal manifestó que las manifestaciones de la víctima eran verosímiles y solicitó que se lo condenara.

Categoria

Jurisprudencia Nacional

Fecha

16/04/2018

Voces CSJN

ABUSO SEXUAL; PRUEBA; PRUEBA TESTIMONIAL; TESTIGO ÚNICO; VICTIMA; APRECIACION DE LA PRUEBA; VERSIONES CONTRAPUESTAS; IN DUBIO PRO REO;

Decisión y argumentos

El Tribunal Oral en lo Criminal N° 8, de manera unipersonal, absolvió al imputado de los delitos de abuso sexual con acceso carnal y amenazas coactivas (juez Anzoátegui). 1. Abuso sexual. Prueba. Prueba testimonial. Testigo único. Apreciación de la prueba. “Es cierto que en episodios de violencia en el seno de una familia, y más particularmente, en el supuesto de delitos vinculados al abuso sexual, es común que no se cuente con más pruebas que las solitarias manifestaciones de quien se presenta como víctima. Más allá de que esta circunstancia exige de algún modo agudizar el análisis y, en muchos casos, apelar a la prueba indiciaria apta para confirmar lo expresado por el testis unus, lo cierto es que jamás esta manera de abordar el examen de un caso, podría autorizar al relajamiento del rigor propio que exige la valoración de la prueba para llegar a una sentencia de condena ni, menos aún, a menoscabar siquiera mínimamente, el derecho de defensa en juicio del acusado”. “Bajo estas premisas, cabe coincidir con el acusador en punto a que, considerado en forma global, el testimonio brindado en el juicio por [la denunciante] ha impresionado como verosímil. A la misma conclusión llegaron los profesionales que la atendieron en la Oficina de Violencia Doméstica en las tres oportunidades en las cuales la nombrada acudió a esa repartición [...]. E idéntica ha sido la valoración contenida en las evaluaciones psiquiátricas y psicológicas realizadas por los integrantes del Cuerpo Médico Forense…”. 2. Prueba. Prueba testimonial. Testigo único. Víctima. Versiones contrapuestas. “Sin perjuicio de lo dicho [...], todas las pruebas mencionadas tienen origen en una misma fuente de información, que es el testimonio de la denunciante. La cerrada negativa [del imputado], pues, se enfrenta, en estos dos episodios, con las afirmaciones de [la denunciante]. Ocurre, no obstante, que en ambos sucesos [...] se podrían haber incorporado al juicio elementos probatorios de primera mano, que evidentemente hubiera echado luz acerca de lo ocurrido. En efecto, con relación al primer hecho, dentro del departamento en el cual habrían ocurrido las graves agresiones denunciadas, estaban presentes cuatro personas más, aparte [del imputado y la denunciante]. Y el [segundo] episodio [...] no sólo –según la acusación– se produjo en plena vía pública, sino que habría sido presenciado por la niña [...]. [N]inguno de estos posibles testigos fue convocado al juicio. Y ésta es una omisión que no puede cargarse sobre las espaldas del imputado ni de su defensa”. “[E]l testimonio de la denunciante, analizado en forma global, se presenta como verosímil, y esto es lo que de alguna manera confirman los especialistas que la examinaron más tarde. Sin embargo, en los episodios [...] no existe otra prueba objetiva que permita desbaratar la negativa [del imputado]. En ese sentido, la duda se acrecienta si se tiene en cuenta que [...] los hechos se habrían desarrollado en un departamento de módicas dimensiones, en el cual, además [del hijo de la denunciante], estaban la madre del acusado, su hija [...] y otra hija [de la imputada]. Finalmente, no puede soslayarse que el informe psicológico forense [de la denunciante], a la par que establece que el relato de la nombrada es verosímil, afirma que no presenta indicadores de victimización sexual. 3. Prueba. Apreciación de la prueba. In dubio pro reo Las consideraciones que anteceden no necesariamente suponen la desacreditación de los dichos de la [denunciante], sino la imposibilidad de que el Tribunal alcance la certeza necesaria para afirmar, fuera de toda duda razonable, que los hechos denunciados verdaderamente ocurrieron. Así, pues, no cabe otra solución que apelar al principio contenido en el art. 3° del Código Procesal Penal de la Nación y, consecuentemente, absolver [al imputado]”.

Otra jurisprudencia relacionada

Frasca (causa Nº 15927); AJR (causa Nº 78461); PLF (reg. Nº 1532 y causa Nº 2967); B (Causa Nº 6292); Rasdolsky (reg. Nº 1173 y causa Nº 11518); Ceballos (reg. Nº 1130 y causa Nº 17972); Spinelli (reg. Nº 1052 y causa Nº 69265); MBN (causa Nº 42214); Zalacain (causa Nº 38807); Masliah (causa Nº 21789); Gerez (reg. Nº 880 y causa Nº 56480); Boza Pozo (causa Nº 868); Moreira Ramos (causa Nº 70927); CM (reg. Nº 531 y causa Nº 16641); Paciello (causa Nº 69757); GDA (reg. Nº 305 y causa Nº 8078); Miele (causa Nº 30975); Grosso (causa Nº 41796); Prando Cantero (causa Nº 31055); Rizzuto (causa Nº 30577); Silvero (reg. N° 936 y causa Nº 24093); Lobo (causa Nº 64235); Ríos (causa Nº 8304); CAM (Causa Nº 32962); Gonzalez (causa Nº 12000159); NJC; VRL (causa Nº 45278); Flores (reg. Nº 105 y causa Nº 55394); TCA (causa Nº 45873); RMA (causa Nº 39411); Farías Roux, Nicolás; CH (causa Nº 43209); Meta (Causa Nº 41592); L (Causa Nº 54198) 

Tribunal

Tribunal Oral en lo Criminal Nro. 8 de la Capital Federal

Presentaciones relacionadas

 
Historial de versionesHistorial de versiones

Nombre

Titulo

Hechos relevantes del caso

Categoria

Fecha

Voces CSJN

Decisión y argumentos

Otra jurisprudencia relacionada

Tribunal

Presentaciones relacionadas

Estado de aprobación
Versión:
Creado el por
Última modificación realizada el por