Saltar al contenido principal
Ir a buscar
Inicio
Jurisprudencia Nacional
Jurisprudencia Internacional
Difusiones Mensuales
Boletines
Estudios sobre Jurisprudencia
Intranet
  
> Jurisprudencia > Informe sobre el reconocimiento de derechos de personas LGBTI  

Jurisprudencia: Informe sobre el reconocimiento de derechos de personas LGBTI

Historial de versionesHistorial de versiones

Titulo

Informe sobre el reconocimiento de derechos de personas LGBTI

Hechos relevantes del caso

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos analizó la situación de las personas LGBTI en las Américas, los avances en el reconocimiento de sus derechos y los desafíos pendientes para lograr el respeto y la garantía de sus derechos humanos. La Comisión examinó el contexto de las personas con orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género diversas o no normativas, o cuyos cuerpos varían del estándar corporal femenino y masculino que viven situaciones de violencia física, psicológica y sexual. Entonces, señaló que, en América, la violencia, la discriminación, los prejuicios y los estereotipos impiden que las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI) ejerzan sus derechos de forma plena. Más allá de esto, identificó que se registran importantes avances en favor de la protección, el reconocimiento y la garantía de los derechos de las personas LGBTI en diversos países de la región.

Categoria

Jurisprudencia Internacional

Fecha

07/12/2018

Voces CSJN

LGBTIQ; GÉNERO; ACTOS DISCRIMINATORIOS; IGUALDAD; NO DISCRIMINACIÓN; MATRIMONIO IGUALITARIO; DERECHO A LA IDENTIDAD; IDENTIDAD DE GÉNERO; ORIENTACIÓN SEXUAL; DERECHOS SEXUALES; EDUCACIÓN; DERECHO A LA SALUD; HIV; DERECHO A LA SEGURIDAD; ACCESO A LA JUSTICIA; VULNERABILIDAD; CONSENTIMIENTO INFORMADO; EDUCACIÓN INCLUSIVA; VIOLENCIA; RECURSOS; GARANTÍA DE IMPARCIALIDAD; DEBIDA DILIGENCIA;

Decisión y argumentos

La CIDH elaboró este nuevo informe “…que combina la interdependencia y universalidad de los derechos humanos, con la visión de la seguridad integral dirigida a las personas LGBTI, visión que comprende no sólo la protección contra la violencia física, psicológica y sexual, sino que también incluye la posibilidad de que puedan planificar y fortalecer sus capacidades individuales. Este informe contiene directrices para la construcción de una sociedad más justa e incluyente, basada en el respeto a la orientación sexual, identidad de género –real o percibida– y diversidad corporal, y toma como base el reconocimiento de derechos específicos que traducen de forma efectiva la protección integral y la garantía del derecho a la dignidad concreta de las personas LGBTI, para que puedan tener la posibilidad de realizar sus planes de vida con plena autonomía y respeto a su voluntad”. 1. LGBTI. Identidad de género. Género. Matrimonio igualitario. Tanto en el primer capítulo como en el segundo, “…la Comisión identifica los estándares desarrollados sobre el derecho de las personas LGBTI y los avances alcanzados en relación al reconocimiento de los derechos de las personas cuya orientación sexual, identidad de género –real o percibida– y diversidad corporal desafían el patrón heteronormativo y cisnormativo de las sociedades”. No obstante, evalúa que este reconocimiento “…no es suficiente en espacios en los que no se verifica la aplicación efectiva y práctica de estos derechos en las vidas de las personas. La Comisión Interamericana, en ese marco, hace un llamado a todos los Estados Miembros de la OEA para que respeten y apliquen los estándares contenidos en la Opinión Consultiva Nº 24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, referidos al derecho de las personas a tener su identidad de género auto percibida reconocida y a los derechos de las personas LGBT al matrimonio igualitario”. 2. LGBTI. Orientación sexual. No discriminación. Acceso a la justicia. Vulnerabilidad. Con-sentimiento informado. En el tercer capítulo, la CIDH se enfoca en “…la protección integral de los derechos de las personas LGBTI. Al respecto, observa que, pese a que siguen existiendo diversas for-mas de discriminación y violaciones de derechos humanos en contra de las personas LGBTI, en los últimos años se han desarrollado diversos avances en la región en beneficio de este grupo. Dichos avances se han materializado a través de políticas públicas, decisiones judiciales, leyes y proyectos de ley, los que tienen distintos niveles de implementación en los distintos países del hemisferio. En particular, este informe compila las informaciones recibidas sobre la recolección de datos, los derechos a la participación democrática y política, a la educación, a la salud, a la seguridad personal, al acceso a la justicia y al bienestar económico. Aunque no sean exhaustivos, dichos ejes temáticos presentan prácticas de garantía de los derechos existentes en los distintos ámbitos de la vida de personas LGBTI. “[L]a falta de efectividad de muchas medidas adoptadas por los Estados tiene que ver principalmente con deficiencias en el diseño, elaboración e implementación de dichas medidas, así como con la ausencia de mecanismos eficaces de evaluación. Para un avance más eficaz en la protección de los derechos de las personas LGBTI, la Comisión resalta la crucial importancia de que los Estados desarrollen mecanismos adecuados de recolección de datos, con especial atención en la segregación de información en cuanto a las personas pertenecientes al acrónimo LGBTI, así como tener en cuenta los tipos específicos de vulnerabilidad a las que están sometidas. Asimismo, la CIDH recomienda a los Estados que promuevan una cultura de derechos para combatir los prejuicios sociales y culturales arraigados en las sociedades del continente americano y que sigan desarrollando la protección integral de los derechos de las personas LGTBI”. Por otra parte, entre las medidas de protección integral, la CIDH “…ha recibido información sobre diversas medidas adoptadas por los Estados de la región que garantizan la protección del derecho a la identidad y el reconocimiento de orientaciones sexuales, identidades de género –reales o percibidas–, y características sexuales diversas de las aceptadas por la sociedad”, todo ello pese a que la adopción o la modificación de legislación en sí mismas no necesariamente resultan en el establecimiento de condiciones que garanticen el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos de las personas LGBTI. La CIDH recomienda a los Estados que “el reconocimiento de la identidad de género de toda persona tome como elemento central el consentimiento informado –sin que se exijan requisitos que pueden ser patologizantes – y que sea rápido y efectivo”. La CIDH también identifica “…las buenas prácticas existentes en la región, referentes a la participación democrática y política de las personas LGBTI. Considera que la participación efectiva de las personas LGBTI es fundamental para asegurar la efectividad de la legislación, políticas y programas destinados a mejorar las condiciones para el pleno goce y ejercicio de sus derechos humanos. Una de las maneras más positivas, mediante las cuales la CIDH considera que los Estados pueden impulsar la participación democrática de las personas LGBTI en las acciones estatales, es a través de la participación efectiva de estas personas en los espacios e instancias de decisión sobre las respectivas políticas públicas, a fin de garantizar que su propia visión sea considerada respecto de la inclusión y respeto a sus derechos”. 3. LGBTI. Educación. Educación inclusiva. No discriminación. Con miras a garantizar el pleno desarrollo de la personalidad de las personas LGBTI y reconocer su derecho de participar en forma efectiva en una sociedad democrática y pluralista, la CIDH “…analiza exhaustivamente el derecho a una educación inclusiva y no discriminatoria, Sin embargo, […] observa con preocupación la persistencia de la violencia y la discriminación contra estudiantes y profesionales LGBTI en el sector educativo, y la necesidad de establecer mecanismos eficaces de prevención, protección y denuncia. En este sentido, la CIDH insta a los Estados a que asuman su rol de garante de una sociedad libre de todas las formas de prejuicio, discriminación y violencia, y emprendan esfuerzos dirigidos al desarrollo de un proyecto educativo adecuado en los ambientes formales de educación, al mismo tiempo que deben impulsar un proceso de cambio cultural en todos los sectores de la sociedad en general”. 4. LGBTI. Derecho a la salud. VIH. Vulnerabilidad. La CIDH sistematiza “…la información recibida sobre medidas adoptadas en algunos Estados de la región, incluyendo aquellas orientadas a garantizar el acceso integral a la salud para las personas LGBTI y atención especial a las personas trans e intersex. Además, la Comisión observa que varios países presentaron información sobre el reconoci-miento del derecho a la salud únicamente, o principalmente, vinculada al VIH. Al respecto, advierte que no es el ‘ser LGBTI’ lo que facilita la infección por el VIH; por el contrario, es la discriminación y la vulnerabilidad enfrentadas por la población LGBTI lo que la torna más vulnerable al contagio. La CIDH urge a los Estados a diseñar e implementar medidas integrales a fin de garantizar el derecho de las personas LGBTI, o aquellas percibidas como tales, a acceder a los servicios de salud sin ser sometidas a discriminación o violencia”. 5. LGBTI. Violencia. Acceso a la justicia. Recursos. Debida diligencia. Garantía de imparcialidad. Respecto a la seguridad personal, “…la CIDH continúa preocupada por los altos índices de violencia que se registran en la región contra personas LGBTI, o aquellas personas percibidas como tales, así como por la ausencia de una respuesta estatal efectiva frente a dicha problemática. No obstante, en el informe la Comisión reconoce que varios Estados Miembros de la OEA han adoptado medidas tendientes a enfrentar la violencia contra las personas LGBTI, a partir de una comprensión de que esta violencia es social y contextualizada, y que la motivación de los perpetradores es compleja y multicausal, y que no se trata de situaciones individuales o aisladas. En ese sentido, varios Estados de la región han adoptado legislación que criminaliza de manera específica la violencia por prejuicio contra las personas LGBTI, o que establece agravantes para casos de crímenes cometidos contra esta población. La CIDH reitera la importancia de que los Estados del continente americano emprendan esfuerzos hacia la concreción de las recomendaciones emitidas por la Comisión sobre violencia contra personas LGBTI”. En referencia al acceso a la justicia por parte de las personas LGBTI en el continente, la CIDH afirma que “…siguen teniendo grandes barreras y desafíos, pero algunos Estados han presentado medidas para cambiar esta situación. Una de las medidas concretas que los Estados de la región vienen adoptando en aras de proveer una respuesta judicial efectiva frente a violaciones de los derechos humanos de las personas LGBTI es la creación de unidades especializadas de investigación y la capacitación de funcionarios del sistema de administración de justicia”. Sin embargo, advierte que “…la sensibilización de los operadores de justicia es sólo un paso inicial hacia el acceso efectivo a la justicia de las personas LGBTI, que depende de la existencia de recursos agiles y efectivos, la creación y aplicación práctica de protocolos específicos para una debida actuación, así como de investigaciones serias e imparciales. En este contexto, la CIDH urge a los Estados a actuar con la debida diligencia para pre-venir, investigar, procesar, sancionar y reparar las violaciones de derechos humanos perpetradas por actores estatales o privados contra las personas LGBTI, a través de medidas integrales y efectivas que promuevan la investigación rigurosa, y aseguren el acceso afectivo a la justicia de la población LGBTI, en particular cuando han sido sometidos a actos de violencia y discriminación. En cuanto al reconocimiento de derechos de las personas LGBTI, “la CIDH se ocupó de las medidas adoptadas por los Estados para garantizar el acceso y control de recursos económicos. La Comisión ha resaltado que la discriminación que afecta a las personas LGBT en las sociedades de la región las inserta en un ciclo de exclusión que tiende a culminar en la pobreza por falta de acceso a servicios, oportunidades y prestaciones socia-les. Así, para que las personas tengan acceso y control de recursos económicos, la CIDH insta a los Estados a adoptar medidas integrales para abordar de manera efectiva la discriminación y la violencia que enfrentan las personas LGBTI que viven en la pobreza, y a continuar dedicando esfuerzos y recursos para erradicar la pobreza”. “En virtud de la importancia de contextualizar las medidas efectivas al reconocimiento de derechos identificadas en este informe, en la situación integral que afecta a las personas LGBTI, el capítulo cuarto observa y analiza los desafíos que les continúan impidiendo el pleno ejercicio de sus derechos. Si bien se han identificado diversos avances en relación a la protección de las personas LGBTI en la región sobre varios aspectos, la CIDH ha expresado su preocupación ante la persistencia de retos en el reconocimiento de los derechos de las personas. La Comisión recuerda que siguen existiendo Estados en el continente que criminalizan relaciones consensuales entre personas adultas del mismo sexo y el uso de prendas de vestir socialmente atribuidas a otro género. En ese sentido, si bien la CIDH reconoce la falta general de la aplicación de estas leyes, la Comisión reafirma que su simple existencia fomenta una cultura de violencia, hostilidad, discriminación y, graves violaciones a derechos. La Comisión lamenta que esas normas sigan vigentes en violación de las obligaciones internacionales de los Estados relativas al derecho a la igualdad y no discriminación y urge a que los Estados revisen las normas existentes y deroguen o dejen sin efecto, las disposiciones legales que constituyan discriminación en razón de orientación sexual, identidad de género, expresión de género o diversidad corporal”. Finalmente, expresa su preocupación “…con el avance de sectores anti –derechos LGBTI en la región, inclusive en el seno de los poderes del Estado, que se traduce en la adopción de leyes y otras medidas estatales contrarias a los derechos de las personas LGBTI. Asimismo, observa con cautela la proliferación de campañas de desinformación y manifestaciones promovidas por sectores contrarios al reconocimiento de los derechos de las personas LGBTI en todo el continente. Al mismo tiempo, la CIDH reconoce la importancia de los avances destacados en este informe. Sin embargo, urge a los Estados a que actúen con la debida diligencia para evitar que los desafíos existentes resulten en una protección incompleta de los derechos de las personas LGBTI en la región. En ese sentido, al final del presente informe, la Comisión emite recomendaciones a los Estados Miembros de la OEA en cuanto a la protección integral de las personas de orientación sexual, identidad de género –real o percibida–, o diversidad corporal en el hemisferio”.

Otra jurisprudencia relacionada

Informe Regional sobre Violencia contra Personas LGBTI; Díaz (Causa Nº 41112) 

Tribunal

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Presentaciones relacionadas

 
Historial de versionesHistorial de versiones

Nombre

Titulo

Hechos relevantes del caso

Categoria

Fecha

Voces CSJN

Decisión y argumentos

Otra jurisprudencia relacionada

Tribunal

Presentaciones relacionadas

Estado de aprobación
Versión:
Creado el por
Última modificación realizada el por