Saltar al contenido principal
Ir a buscar
Inicio
Jurisprudencia Nacional
Jurisprudencia Internacional
Difusiones Mensuales
Boletines
Estudios sobre Jurisprudencia
CASOTECA
Intranet
  
> Jurisprudencia > QHT (causa Nº 56451)  

Jurisprudencia: QHT (causa Nº 56451)

Historial de versionesHistorial de versiones

Titulo

QHT (causa Nº 56451)

Hechos relevantes del caso

Un grupo de personas trans había sido alojado en las unidades Nº 28 y 29 del Servicio Penitenciario Federal para asistir a los comparendos judiciales. En ese contexto, las personas fueron sometidas a exámenes corporales y requisas degradantes e invasivas por parte de agentes penitenciarios masculinos y sin intervención de personal sanitario o médico. Asimismo, se les requirió desnudarse de manera parcial o íntegra y, en algunos casos, fueron maltratadas verbalmente y observadas por varias personas. A partir de las entrevistas realizadas por personal de la Defensoría General de la Nación se tomó conocimiento de estas circunstancias. Asimismo, las personas explicaron, entre otras cuestiones, que el contexto era violento y humillante, y que se proferían comentarios discriminatorios y ofensivos por parte de los agentes penitenciarios hacia ellas a través del uso de pronombres masculinos que violaban su identidad de género auto-percibida. Entonces, la Comisión de Cárceles, el Programa contra la Violencia Institucional y la Comisión sobre Temáticas de Género de la DGN presentaron una acción de hábeas corpus. El juzgado hizo lugar a la acción y ordenó la cesación inmediata del acto lesivo. Además, ordenó que se arbitraran los medios para que, en caso de que ingresaran para comparendos judiciales personas trans, y si por razones estrictamente de seguridad penitenciaria resultara necesario practicar requisas personales en forma invasiva, se adoptaran una serie de medidas. Dentro de las disposiciones exigidas se expresó que las requisas sean practicadas por personal penitenciario profesional de la salud y que, cuando sea necesario practicar un registro táctil, se haga sobre las prendas de vestir, previa consulta a la persona involucrada respecto de su preferencia sobre la identidad de género de quien lo llevará a cabo. De igual manera, se dispuso que en situaciones en las que debiera procederse al examen físico para constatar lesiones, se debía garantizar la participación exclusiva de personal médico o sanitario, y sólo en la cantidad estrictamente necesaria para llevar a cabo la diligencia. Por otro lado, entre otras cuestiones, se ordenó que se informara sobre la posibilidad de implementar medios tecnológicos que puedan suplir las requisas corporales y los avances en la elaboración de los protocolos de ingreso específicos para el tratamiento de detenidas trans. Contra esa decisión, el Servicio Penitenciario Federal y el Servicio Central de Alcaidías interpusieron un recurso de apelación.

Categoria

Jurisprudencia Nacional

Fecha

02/11/2015

Voces CSJN

LGBTIQ; IDENTIDAD DE GÉNERO; SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL; REQUISA; DERECHO A LA INTIMIDAD; CÁRCELES; TRASLADO DE DETENIDOS; PRINCIPIO DE DIGNIDAD HUMANA; ACTOS DISCRIMINATORIOS; PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD;

Decisión y argumentos

La Sala 5 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó la sentencia de primera instancia y encomendó al juez de grado que convocara una mesa de diálogo entre las partes a fin de determinar las condiciones en las que debían efectuarse las revisiones médicas y las requisas por motivos de seguridad. 1. Principio de proporcionalidad. LGBTIQ. Identidad de género. Servicio penitenciario federal. Principio de dignidadhumana. “Se trata [...] de conciliar el derecho a la dignidad con aquellos aspectos necesarios para la seguridad penitenciaria, de forma tal de que ninguno de ellos sea sacrificado en pos del otro. De este modo, al igual que sucede con las requisas personales, el examen físico de las internas trans al momento de su ingreso en las Unidades 28 y 29 del S.P.F. tiene entidad para comprometer la dignidad de su persona si no se justifica la necesidad y razonabilidad de su realización. Sobre este aspecto, el propio S.P.F. expuso que las internas son examinadas antes de egresar de su lugar de alojamiento, razón por la cual no se advertiría en términos generales motivo alguno que conduzca a presumir en abstracto la necesidad de una nueva revisación médica como regla al momento del ingreso de las Unidades 28 y 29, siempre respecto de personas que provienen de unidades dependientes del S.P.F. y que jamás salieron de la esfera de custodia de aquél”. “El fundamento de este proceder radicaría, según lo manifestado por la parte en la audiencia, en la conveniencia de dejar asentado el estado en que se recibe a la interna, a fin de evitar futuras responsabilidades. De hecho, al ser indagados a este respecto, los representantes del S.P.F. sostuvieron que ‘todos los funcionarios quieren que quede bien expuesta la cadena de hechos…’ y que ‘luego le tenemos que dar explicaciones al Poder Judicial…’. La finalidad invocada por la parte recurrente, conjugada frente al derecho al trato digno de la persona privada de su libertad, resulta irrazonable y, por tanto, no puede asumirse como regla la necesidad de practicar a la interna que procede desde un Complejo Penitenciario hacia las Unidades 28 y 29 del S.P.F, un nuevo examen físico si no existen parámetros concretos” (voto de los jueces López González y Pinto). 2. Cárceles. Derecho a la intimidad. Personas privadas de la libertad. “[E]l mero hecho de exigirle a una persona privada de la libertad que se desnude frente a otra –que por lógica se halla en situación de superioridad frente a aquélla– puede constituir la lesión de derechos reconocidos en el plano constitucional e internacional; más aún, cuando afecta a una población vulnerable y discriminada históricamente por su identidad de género”. “[R]esulta conveniente y necesaria la convocatoria a una mesa de diálogo entre los involucrados, debiendo darse intervención –atento al tema que se ventila– al Organismo de Salud correspondiente, a efectos de que se planteen y debatan ideas para la delimitación de un procedimiento que resguarde los derechos del colectivo de personas trans” (voto de los jueces López González y Pinto). “[La implementación de medios tecnológicos] permitiría al menos solucionar la requisa indiscriminada y sin criterio que se utiliza en la actualidad a las detenidas trans provenientes de otras unidades por comparendo, dado que la revisión quedaría reservada para aquellos casos en los que la máquina emita una señal de alerta. Incluso su uso se extendería a todo detenido o detenida que regrese del comparendo, y cualquier otra persona que ingrese a las unidades referidas en calidad de detenido” (voto del juez Scotto).

Otra jurisprudencia relacionada

OC-24-17; González Pino Alejandra; YY v. Turquía; Sentencia T 063-15; Autorización Judicial; SS c IAPOS (causa Nº 3143); Colectivo del Pabellón C y D (causa Nº 8891); Comisión de carceles. Habeas Corpus (causa Nº 56451); GNB (causa Nº C67586); OMB (causa Nº 499744); PLD (causa Nº 62); AZB (causa Nº 55790); PRL (causa Nº 771); Di Muro (causa Nº 1168); Módulo V Pabellón B (Causa Nº30988); Salas (Causa Nº 14055) 

Tribunal

Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, sala V

Presentaciones relacionadas

 
Historial de versionesHistorial de versiones

Nombre

Titulo

Hechos relevantes del caso

Categoria

Fecha

Voces CSJN

Decisión y argumentos

Otra jurisprudencia relacionada

Tribunal

Presentaciones relacionadas

Estado de aprobación
Versión:
Creado el por
Última modificación realizada el por